Enfoque en los pacientes olvidados en la respuesta a la resistencia antimicrobiana

Punto de Vista: La respuesta global a la Resistencia a los Antimicrobianos no puede dejar de abordar las necesidades de los pacientes olvidados

amrDr. Manica Balasegaram, Director de la Asociación Global para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos
[Junio 2016]

Lejos de ser una mera fantasía apocalíptica, la posibilidad de una era post-antibiótica en la que las infecciones comunes y las heridas leves puedan causar la muerte se ha convertido en una amenaza muy real. Últimamente, los medios se han visto copados por titulares acerca del ‘final del camino’ para los antibióticos. Ocurrido en mayo de este año, el caso más reciente en recibir amplia atención fue el de un paciente en los Estados Unidos que resultó estar infectado con una bacteria resistente a los antibióticos de último recurso.

Y dado que la resistencia a los antibióticos (AMR, por sus siglas en inglés) afecta claramente a todos los rincones del mundo y a países de todos los niveles de ingresos, no es difícil advertir por qué el problema ha sido registrado por el radar de los líderes globales. El Plan de Acción Global contra la Resistencia a los Antimicrobianos (GAP-AMR, por sus siglas en inglés), adoptado en 2015 por la Organización Mundial de la Salud, constituyó un primer paso urgente hacia el abordaje de los desafíos sistémicos que son tanto la causa como el resultado de la AMR. La Asociación Global para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos (Global Antibiotic Research and Development Partnership), un corolario concreto tanto del GAP-AMR como así también del proceso de plan de negocios a largo plazo de la DNDi (“Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas”), ha demostrado hasta qué punto el impulso político puede conducir a una rápida toma de medidas. En menos de dos años la sociedad conjunta entre la DNDi y la OMS obtuvo el apoyo político y financiero requerido para crear una organización que desarrollará nuevos tratamientos antibióticos y promoverá el acceso sustentable y equitativo a éstos.

Debido a los riesgos inherentes a la AMR, la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos debe mantener un enfoque global. Mientras que las asociaciones para el desarrollo de productos (PDP, por sus siglas en inglés) tradicionalmente han puesto el foco sobre las necesidades de los países con ingresos bajos y medios, resulta imprescindible garantizar que tanto los países en vías de desarrollo como los países desarrollados queden comprendidos dentro de esta misma iniciativa, aunque enfrenten desafíos diferentes en términos de conservación de los antibióticos y acceso a los mismos. La Asociación Global para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos, no obstante, prestará especial atención a las necesidades de los países con ingresos bajos y medios, y de las poblaciones vulnerables desde el principio, momento en que se establecen prioridades, se diseñan nuevos productos terapéuticos potenciales y se integran las estrategias de acceso y administración a los proyectos.

Si bien la Asociación Global para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos es tan solo uno de los actores en el campo de la AMR, orientaremos nuestros esfuerzos a las prioridades en salud pública, incluso a aquellas cuyo abordaje por otros actores en materia de I+D es altamente improbable. Dirigiremos la atención a las necesidades de salud pública insatisfechas, coordinaremos nuestros esfuerzos con otros actores a fin de reducir la duplicación de la investigación y maximizar el potencial mediante las asociaciones, y aplicaremos nuestras intervenciones donde las necesidades sean mayores. Algunos ejemplos de las posibles actividades incluyen: el desarrollo de nuevos tratamientos para la sepsis neonatal y la gonorrea; el desarrollo de una plataforma combinada de exámenes diagnósticos y desarrollo de medicamentos para optimizar el uso de los antibióticos existentes; y una iniciativa de ‘recuperación de la memoria’ en materia de antibióticos, a fin de reevaluar y poner a disposición conocimientos y recursos relativos a antibióticos retirados, abandonados u olvidados.

Asimismo, trabajaremos en pos de asegurar el acceso sustentable y procurar mecanismos de incentivo alternativos, fuera de los subsidios convencionales. La Reseña de AMR encargada por el gobierno del Reino Unido, en su informe final, propuso recientemente acciones concretas para enfrentar la crisis emergente de la resistencia a los antibióticos. El informe confirma que el sistema predominante de financiamiento y dirección de los esfuerzos en I+D farmacéutico no logra desarrollar y brindar los medicamentos, las vacunas y los diagnósticos que necesitamos. Los mecanismos actuales de incentivo no repondrán el vacío en el canal de I+D en antibióticos, ya que dependen del recupero de los costos de la inversión en investigación mediante las ventas del producto terminado.  Es por eso que es preciso cambiar el enfoque.

Por consiguiente, se torna necesario testear modelos de negocio e incentivos alternativos, incluyendo la ‘desvinculación’ del costo de I+D de las ventas y un precio de los tratamientos que promueva un uso apropiado a la vez que facilite el acceso equitativo para todos. Procuraremos explorar estas alternativas, al tiempo que aplicaremos normas o principios que permitan que los frutos de la innovación médica sean accesibles y económicamente asequibles.

No obstante, la AMR no es más que una de las áreas en la que existen necesidades de I+D de importancia a nivel de salud pública. La reciente extensión del listado de la DNDi a nuevas enfermedades es un testimonio de la amplitud y diversidad de los vacíos en materia de investigación que persisten hasta el día de hoy. Si bien existen especificidades que distinguen a la AMR de otros problemas de salud pública – entre ellas, el hecho de que el desarrollo de cualquier producto nuevo necesita estar acompañado por esfuerzos para asegurar la conservación– los elementos centrales de la respuesta de la DNDi, impulsada por las necesidades de los pacientes, son los mismos, independientemente de la enfermedad: identificación del vacío, determinación de prioridades, coordinación, financiamiento sustentable y normas que aseguren la asequibilidad y el acceso sustentable y equitativo.

Y lo que es más importante, estos elementos centrales deberían estar incluidos en el Marco de Desarrollo y Administración Global para la Resistencia Antimicrobiana (Development and Stewardship Framework for AMR) que se encuentra actualmente en proceso de revisión por parte de la OMS.  Creemos que esto debe interpretarse como un primer paso hacia el desarrollo de un acuerdo general global en innovación biomédica para todos los actores en materia de I+D y todas las áreas de importancia para la salud pública.

Más allá de su misión inmediata respecto de la AMR, una de las oportunidades de la Asociación Global para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos consiste en explorar cómo estos elementos centrales, que garantizarían que las necesidades de los pacientes sean abordadas y atendidas, pueden ser puestos en práctica con respecto a un problema de salud pública a escala global.

En los próximos meses, mientras estemos abocados al diseño de la estrategia científica de la Asociación, la creación del portfolio inicial de I+D y la designación del equipo a cargo de su puesta en marcha, nos comprometemos a mantener las necesidades de los pacientes en el centro de nuestro trabajo.

Manica Balasegaram, Asociación Global para la Investigación y el Desarrollo de Antibióticos