Salud para la América Latina: la OPS renueva la colaboración con la DNDi

La alianza se anunció durante la reunión del Comité Ejecutivo de la organización multilateral 

La DNDi y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) renovaron el acuerdo de cooperación técnica para impulsar acciones de Investigación y Desarrollo (I+D), innovación y acceso a medicamentos, tratamiento y diagnóstico de la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis y la hepatitis C. La colaboración para el período 2021-2023 se anunció durante la 168ª sesión del Comité Ejecutivo de la OPS, compuesto por nueve Estados Miembros (Barbados, Brasil, Cuba, Costa Rica, Ecuador, México, Haití, Surinam y Estados Unidos), realizada del 21 al 25 de junio. 

El representante de la DNDen la reunión, el asesor de Advocacy para América Latina, Francisco Viegas, explica que la renovación de la colaboración fomentará políticas de innovación e iniciativas de acceso a medicamentos para pacientes desatendidos. “Esa agenda debe abordar las enfermedades existentes que afectan de manera desproporcionada a América Latina, además de promover que las herramientas de salud sean adecuadas para los lugares y las personas que más las necesitan”, destaca. 

Entre las actividades acordadas en el plan de trabajo, la DNDi apoyará las iniciativas de la OPS para aumentar el acceso al diagnóstico y tratamiento de de la leishmaniasis cutánea, colaborando en la evaluación de las intervenciones locales (termoterapia y antimoniato de meglumina intralesional) para el tratamiento de la enfermedad en América Central y en México, y contribuyendo a generar evidencias sobre el tratamiento de la leishmaniasis cutánea en niños menores de 10 años y adultos mayores de 60 años, y en pacientes con coinfección VIH-LV. Además, la DNDi realizará esfuerzos para reducir en un 50% la tasa de mortalidad por leishmaniasis visceral en la región, prestando colaboración en la planificación de un estudio para evaluar la implementación de la anfotericina B liposomal como tratamiento de la LV en Brasil. Asimismo, la DNDi va a colaborar en el análisis de la demanda global de medicamentos y la validación de una herramienta de precisión para apoyar la producción y la oferta global. “La renovación de la colaboración representa una nueva oportunidad para sensibilizar aún más a los responsables en el área de la salud en los países andinos y mejorar la agenda de cooperación regional en el ámbito de las enfermedades desatendidas”, señala Viegas. 

Respecto de la enfermedad de Chagas, la DNDi se comprometió a revisar y proponer intervenciones innovadoras, sustentables y de calidad para la atención de personas afectadas por la enfermedad, contribuyendo al aumento del diagnóstico y del tratamiento en la atención primaria de la salud, de acuerdo con los lineamientos de la OPS. Entre las acciones del plan, se prevé catalizar la articulación de los programas para la enfermedad de Chagas con los programas para VIH, infecciones de transmisión sexual y hepatitis virales en el contexto de la salud materna, de acuerdo con el documento técnico para la EMTCT Plus; revisar y proponer, conforme a los lineamientos de la OPS para diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Chagas, las estrategias adecuadas de testeo y tratamiento de mujeres en edad fértil en situaciones epidemiológicas específicas y simplificar el diagnóstico del Chagas congénito, así como desarrollar un análisis de costo/beneficio del testeo universal de mujeres embarazadas en países endémicos. Para Viegas, esta es una nueva oportunidad para la DNDi y los demás involucrados en la lucha contra la enfermedad de Chagas para concientizar a los gobiernos y a los responsables del área de salud sobre la necesidad de obtener tratamientos más cortos, con menos efectos colaterales, y que privilegien la calidad de vida del paciente. 

En lo concerniente a sistemas de salud, servicios, medicamentos y tecnologías sanitarias, la DNDi se comprometió a promover modelos alternativos de I+D que aborden las necesidades de salud pública y desvinculen los costos de I+D de los precios finales de las herramientas de salud, además de viabilizar discusiones y acciones políticas para mejorar la transparencia del precio de los medicamentos, incluso mediante información sobre el costo total de producción e I+D y sobre las tendencias, además de la divulgación del precio y un mejor entendimiento de la estructura de costos y precio. Al mismo tiempo, la DNDi impulsará estrategias y políticas para mejorar la eficiencia en la fijación de precios y abordar las barreras de acceso a medicamentos, incluso enfoques de adquisición conjunta para enfermedades tropicales desatendidas y el uso de las flexibilidades del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (TRIPS). Y finalmente, hará una evaluación conjunta de las barreras de acceso a medicamentos y diagnóstico para enfermedades tropicales desatendidas en países clave, particularmente la enfermedad de Chagas. Viegas enfatiza la importancia de que los Estados Miembro adopten e implementen políticas que promuevan iniciativas de atención primaria de la salud orientadas a la integración de las Enfermedades Tropicales Desatendidas. 

Para la hepatitis C, el plan de trabajo prevé apoyar acciones para facilitar el acceso al diagnóstico y tratamiento accesible para el virus de la hepatitis C, incluso mediante el análisis de casos de inversión, promover acciones para identificar y abordar las barreras de acceso a los tratamientos y al diagnóstico de la enfermedad, además de apoyar las acciones realizadas por la OPS y sus Estados Miembro para desarrollar modelos simplificados de atención de persona con hepatitis C. “Hemos avanzado mucho en relación a la hepatitis C, pero todavía queda mucho por superar. Necesitamos detectar la mayor cantidad posible de personas con la enfermedad para tratarlas y curarlas, lo que contribuirá a disminuir el número de casos”, concluye Viegas.