Unitaid y el Ministerio de Salud de Brasil anuncian una iniciativa de lucha contra la enfermedad de Chagas congénita

Unitaid y el Ministerio de Salud de Brasil aunarán esfuerzos en un proyecto de US$ 19 millones con el objetivo de perfeccionar las tecnologías de diagnóstico, el tratamiento y el cuidado integral para mujeres y recién nacidos con enfermedad de Chagas en cuatro países endémicos de América Latina: Bolivia, Colombia, Paraguay, y el propio Brasil.

La iniciativa será dirigida por el Consorcio Chagas, liderado por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), y contará con el apoyo técnico-científico de la DNDi. El proyecto, denominado CUIDA Chagas, comprende una combinación de investigación de la implementación y protocolos de innovación con el objetivo de contribuir a la eliminación de la transmisión congénita de la enfermedad de Chagas. Es la primera vez que Unitaid destina recursos a la lucha contra esta enfermedad olvidada, en un programa que podrá replicarse en otros países de la región.   

La enfermedad de Chagas congénita ya es prioridad en los planes de acción internacionales y fue reconocida en la Hoja de Ruta para las Enfermedades Tropicales Desatendidas (NTD Roadmap 2021-2030) de la Organización Mundial de la Salud, mientras que muchos países aún no cuentan con programas adecuados para enfrentar esta forma de la enfermedad.

“Cerca de dos millones de mujeres en edad fértil están infectadas con la enfermedad de Chagas en todo el mundo y aproximadamente el 10% va a trasmitir la enfermedad a sus hijos. Al poner a disposición mejores herramientas de diagnóstico y mejores tratamientos, podemos salvar a las futuras generaciones de esta enfermedad silenciosa”, afirmó el director ejecutivo de la agencia de salud global, Dr. Philippe Duneton, quien participó del lanzamiento de la iniciativa, organizado este miércoles (14) por Fiocruz, como parte de las conmemoraciones por el Dia Mundial de Chagas.

Para la DNDi, la colaboración internacional representa la continuidad de los estudios de tratamientos más breves con benznidazol, que, después de obtener buenos resultados de eficacia y seguridad en el ensayo clínico de fase II BENDITA, pasarán ahora a fase III en Colombia, Brasil y Bolivia dentro del ámbito de Unitaid. La nueva modalidad terapéutica también será evaluada en Argentina, a través de la asociación de la DNDi con el Laboratorio Elea y la Fundación Mundo Sano.

“Esas investigaciones llevan esperanza a las personas afectadas por el Chagas, ya que las terapias más breves pueden reducir los efectos colaterales que, en muchos casos, causan el abandono del tratamiento”, analiza Sergio Sosa Estani, director del Programa Clínico de Enfermedad de Chagas de la DNDi.

La enfermedad de Chagas es una enfermedad tropical desatendida causada por el parásito Tripanosoma cruzi. Hay 6 millones de personas infectadas en 21 países de América Latina, de 6 a 7 millones en el mundo y se calcula que otros 70 millones están en riesgo de contraer la enfermedad. El Chagas provoca más de 14 mil muertes al año en la región, superando a cualquier otra enfermedad parasitaria.