Nuevo informe de la DNDi: La comunidad internacional no debe repetir los errores que provocaron la inequidad de las vacunas contra la COVID-19

‘Otro triunfo de la ciencia, pero ¿una derrota en términos de acceso?’ nos muestra cómo podemos aprender de la actual crisis de acceso a las vacunas contra la COVID-19 para salvar vidas ahora, y garantizar un futuro más seguro frente a nuevas pandemias

5 de agosto de 2021 – Un nuevo informe de política emitido hoy por la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas  (DNDi), una organización mundial de investigación y desarrollo sin fines de lucro, destaca cómo el desarrollo de tratamientos ha sido relativamente olvidado en la respuesta global a la COVID-19, y advierte que con las pocas innovaciones terapéuticas disponibles principalmente en los países de ingresos altos, nos arriesgamos a repetir la historia y replicar la inequidad de las vacunas, que se ha convertido en una característica determinante de esta pandemia mundial.

Para evitar otra crisis de acceso e innovación, los autores ofrecen una serie de recomendaciones para una inmediata corrección del rumbo de la respuesta a la COVID-19. Esto incluye aumentar la atención sobre la necesidad de tratamientos, transformando la estructura de gobernanza del Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 (Acelerador ACT) para brindar igual representación de los países de ingresos bajos y medios, y asegurar políticas tales como una exención temporal sobre la propiedad intelectual para garantizar la transferencia de tecnología y garantizar el acceso universal a las herramientas de salud. 

“Se han hecho grandes progresos en el desarrollo de nuevas herramientas para la COVID-19, especialmente en cuanto a vacunas, pero el año pasado quedó tristemente claro que el acceso es el tema no resuelto de la salud mundial”, expresó el Dr. Bernard Pécoul, Director Ejecutivo de la DNDi. “Ahora tenemos la oportunidad de lograr que la respuesta a la COVID-19 sea un modelo de equidad, colaboración e intercambio de conocimientos.”

Un área que ha sido particularmente desatendida es la de las intervenciones terapéuticas que podrían prevenir el avance de la enfermedad y la necesidad de hospitalización, terapia intensiva, o situaciones aún peores. El informe reclama más apoyo para el drug discovery abierto y el desarrollo de nuevos antivirales, intervenciones dirigidas al huésped, y compuestos reposicionados, así como un fuerte testeo de estas opciones en ensayos de plataformas adaptativas comparables.

Además de requerir una representación más igualitaria en el Acelerador ACT, los autores plantean que el Acelerador ACT debe lograr que el abordaje de las barreras de propiedad intelectual sea un flujo de trabajo transversal clave en todos los pilares de su mandato y apoyar explícitamente la exención del TRIPS (ADPIC) y las iniciativas de concesión de licencias que facilitarían el intercambio de tecnología, datos y know-how. El informe también insta al Acelerador ACT a tomar medidas explícitas para mejorar la transparencia con respecto al desarrollo, la producción y el suministro de medicamentos, diagnóstico y vacunas para la COVID-19

Dada la masiva cantidad de fondos públicos que se han destinado al desarrollo de tecnologías vinculadas a la COVID-19, el informe solicita a los financiadores gubernamentales a usar sus influencias para negociar términos y condiciones claros y transparentes que aseguren el intercambio de datos de investigación, conocimiento y tecnología con carácter no exclusivo para permitir un adecuado aumento de la producción y garantizar el suministro suficiente, la asignación equitativa y la asequibilidad.

En tanto los responsables de la toma de decisiones de todo el mundo evalúan las opciones para el futuro de la salud mundial y la preparación para pandemias, el informe también ofrece recomendaciones políticas oportunas. Sostiene que es necesario tomar medidas más urgentes para reorientarse hacia un enfoque de acceso e innovación más descentralizo, distribuido y democrático que asegure una mayor paridad entre ricos y pobres y ofrezca nuevas tecnologías sanitarias como bienes públicos globales. 

“Con la rápida diseminación de variantes preocupantes, la comunidad internacional no puede permitirse esperar para responder a las necesidades de quienes tienen mayor riesgo de infección y de muerte”, afirmó el Dr. Pécoul. “Pero también necesitamos actuar ahora si realmente queremos construir un mundo más seguro ante futuras pandemias – es ahora el momento de construir un sistema internacional que garantice el acceso igualitario a las innovaciones biomédicas que salvan vidas.”

 

Sobre la DNDi 

La DNDi, una organización de investigación y desarrollo sin fines de lucro, trabaja para brindar nuevos tratamientos a pacientes desatendidos, a aquellos que viven con enfermedad de Chagas, enfermedad del sueño (tripanosomiasis africana humana), leishmaniasis, filariasis, micetoma, VIH pediátrico y hepatitis C. La DNDi también está coordinando un estudio clínico para encontrar tratamientos para casos leves a moderados de COVID-19 en África. Desde sus comienzos en 2003 hasta la fecha, la DNDi ha ofrecido nueve tratamientos nuevos que incluyen nuevas combinaciones de medicamentos para kala-azar, dos antimaláricos de dosis fijas, y la primera nueva entidad química desarrollada con éxito por la DNDi, fexinidazol, aprobada en 2018 para el tratamiento de ambas etapas de la enfermedad del sueño. www.dndi.org  

 

Contacto de medios  

media@dndi.org