Se lanza una alianza de salud pública para hacer frente a la epidemia silenciosa de hepatitis C en países de bajos y medianos ingresos

El PACT contra la hepatitis C se llevará a cabo en América Latina, Asia, África y Europa Oriental, en colaboración con «países líderes» que ya están revolucionando el tratamiento de la hepatitis 

Ginebra, París, Nueva York – 27 de julio de 2021 – La Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (Drugs for Neglected Diseases initiative, DNDi), Médicos Sin Fronteras (MSF), FIND —la alianza mundial para diagnósticos— y el Grupo de Acción para Tratamientos están uniendo fuerzas para hacer frente a una injusticia “silenciosa” de salud pública: las disparidades que existen en el acceso al diagnóstico y el tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC) en los países de bajos y medianos ingresos (PBMI), donde vive un 75% de las personas que tienen esta enfermedad viral. 

La Alianza para el Control y el Tratamiento de la Hepatitis C, o PACT por las siglas en inglés, promoverá un ambiente propicio para el diagnóstico y el tratamiento del VHC, tornando disponible la cura por vía oral, ampliando la realización de pruebas en las comunidades para encontrar a los millones de personas aún no diagnosticadas y plantear soluciones para los problemas financieros que impiden implementación de programas nacionales. Abordará también las barreras impuestas por patentes y dificultades de acceso que impiden alcanzar los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de controlar la hepatitis C hasta 2030.  

Gracias a la experiencia acumulada y su independencia, la nueva asociación fomentará colaboraciones con países y grupos comunitarios y de la sociedad civil, y recolectará evidencias para respaldar programas ambiciosos de diagnóstico y tratamiento, abordando a la vez los obstáculos a la financiación del tratamiento contra el VHC. 

Nuestras organizaciones ya tienen un historial positivo en el apoyo a programas de diagnóstico y tratamiento en «países líderes», como Camboya, India y Malasia. El PACT contra la Hepatitis C usará de la mejor forma posible la capacidad estratégica de los países para aumentar el acceso al tratamiento del VHC en todo el mundo. 

«En Malasia, tenemos una alianza de colaboración entre el gobierno, organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil para llegar a las 400.000 personas que viven con hepatitis C en nuestro país. Hemos demostrado que podemos hacer la diferencia con una financiación sostenida, la oferta de pruebas de diagnóstico más sencillas y la garantía del acceso a los mejores precios para los tratamientos», explica el Dr. Noor Hisham Abdullah, director general de salud del Ministerio de Salud de Malasia. «Invertir en alianzas de salud pública, como en el caso de la hepatitis C, salva muchas vidas, produce ahorros en los presupuestos nacionales, es rentable y demuestra retornos significativos sobre la inversión.» 

El VHC puede provocar enfermedad hepática, cirrosis, cáncer y llevar a la muerte. De los 58 millones de personas con VHC crónico, se estima que 9,4 millones se hayan curado. Doce países de bajos y medianos ingresos representan la adhesión a la mitad de los tratamientos, y un país, Egipto, trata a 4,4 millones de personas. 

El PACT contra la hepatitis C abordará cuatro áreas clave responsables por una tasa tan baja de acceso a las pruebas y al tratamiento, concentrándose en aumentar el acceso a las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y a los medicamentos contra la hepatitis C de última generación, llamados antivirales de acción directa (AAD). Los tratamientos con AAD pueden curar a los pacientes en dos a seis meses, pero las versiones no genéricas tienen un precio vergonzosamente alto. 

 

La alianza se centrará en: 

  1. Aumentar la sensibilización de los que toman decisiones: los formuladores de políticas públicas y otros líderes políticos no tienen suficiente conocimiento sobre el control del VHC. La alianza generará importantes evidencias sobre el diagnóstico de la hepatitis C y la vinculación con los cuidados de salud, incluso en el contexto de la salud sexual y la reducción de daños, defenderá cambios en las políticas públicas, creará conciencia de que es posible controlar la enfermedad y brindará educación comunitaria.
  2. Desarrollar mecanismos de financiación para estrategias contra la hepatitis viral: en el presente, no hay suficiente financiación nacional y mundial para el control del VHC. Un nuevo grupo de trabajo de financiación integrado por representantes de más de una docena de organismos identificará y diseñará mecanismos de financiación sostenibles para los AAD y los diagnósticos, con el objetivo de respaldar y catalizar recursos mundiales y nacionales en los países prioritarios.
  3. Apoyar el diagnóstico simplificado de la hepatitis viral: es necesario simplificar la diagnosis de la infección crónica de hepatitis C. Se dará prioridad al desarrollo de herramientas de diagnóstico sencillas y asequibles, lo que permitirá descentralizar las estrategias de pruebas masivas.
  4. Apoyar el acceso a tratamientos con AAD sencillos y asequibles para el VHC en los PBMI más afectados: aunque los precios se hayan reducido, los AAD son generalmente demasiado caros para permitir una gran ampliación del tratamiento. La alianza mejorará el acceso a los AAD aprobados por la OMS a través de una exitosa estrategia de alianza público-privada utilizada recientemente en Malasia para la aprobación de ravidasvir, un nuevo ADA. 

 

El PACT contra la Hepatitis C se está lanzando con financiación de la iniciativa Capacidad de Inversión Transformadora de MSF, con el objetivo de aumentar el acceso al tratamiento para los pacientes con VHC en países de bajos y medianos ingresos. 

Bryn Gay, director del proyecto para el VHC del Grupo de Acción para Tratamientos, comenta: «Tenemos una oportunidad inédita de curar la hepatitis C en el curso de nuestra vida, y a menudo las inversiones en programas contra el VHC abren la puerta a una ampliación de los servicios de prevención y reducción de daños en países con recursos limitados. Nos entusiasma que el PACT se pueda basar en nuestro exitoso historial de refuerzo de la información sobre el tratamiento y diagnóstico de la hepatitis C, lo que garantiza que las comunidades afectadas participen de manera significativa y equitativa y que informen las respuestas nacionales a la hepatitis.»

Mickaël Le Paih, jefe de misión de MSF en Camboya: «MSF ha estado trabajando con el Ministerio de Salud de Camboya desde 2016 para permitir el acceso al tratamiento, simplificar la atención a la hepatitis C e integrar este modelo en los servicios de salud de rutina. La tasa de cura de miles de pacientes fue superior al 97% para los pacientes tratados en clínicas de nivel terciario o centros de atención primaria de la salud. Hemos demostrado, a través de nuestra colaboración con el Departamento de Control de Enfermedades Transmisibles de Camboya y a través de informes revisados por pares, que ese modelo de atención para el VHC permite una rápida ampliación manteniendo la alta calidad, el cual es prestado en la mayor parte por enfermeros capacitados. Las enfermedades transmisibles como el VHC pueden ser controladas ofreciendo apoyo a los programas del Estado.» 

Graciela Diap, líder del proyecto de acceso para el VCH de la DNDi, refuerza: «La atención y el tratamiento dedicados al VHC siguen con una significativa carencia de financiación a nivel mundial y nacional. Nuestra alianza tiene el objetivo de fortalecer el escenario de la inversión y la voluntad política capaces de movilizar más recursos mundiales y nacionales para los programas contra el VHC. Asegurar la voluntad política y los recursos nacionales puede sentar las bases para garantizar una financiación sostenible para estos programas. Respaldaremos este trabajo con políticas sólidas que mejoren el acceso a los AAD y al diagnóstico.» 

Sonjelle Shilton, líder de hepatitis de FIND, comenta: «Impulsar las pruebas del VHC para encontrar a los millones de personas que aún no saben que están infectadas y simplificar su camino hacia el tratamiento exige un enfoque multifacético. Sacando provecho de las fortalezas de múltiples socios, entre ellos el gobierno de Malasia y la DNDi, ya demostramos los beneficios de ofrecer el diagnóstico y el tratamiento en las clínicas de atención primaria. Los pacientes de Malasia ahora tienen acceso a un centro de atención para todo lo relacionado con el VHC en 200 clínicas de atención primaria en todo el país, y observamos un aumento del número de personas que reciben tratamiento contra el VHC de 300 por año en 2013 a 3000 por año en 2019. Las alianzas del PACT contra la hepatitis C se basarán en éxitos como estos mientras seguimos trabajando juntos para derrotar esta enfermedad.» 

 

El PACT contra la hepatitis C está abierto a recibir más colaboradores que se sumen al esfuerzo, en particular inversionistas y bancos de desarrollo. Si está interesado, entre en contacto con Greg S. Garrett, director de desarrollo de negocios y líder de financiación de proyectos contra el HCV de la DNDiggarrett@dndi.org 

 

 

# # # 

 

 

Contactos de prensa: 

 

Ilan Moss, director de medios y contenido de la DNDi 

imoss@dndi.org  

 

Assia Shihab, directora de relaciones con la prensa de MSF 

assia.shihab@paris.msf.org 

 

Natalie Jotikasthira, directora de comunicaciones de FIND 

Natalie.Jotikasthira@finddx.org 

 

Bryn Gay, director del proyecto para el VHC del Grupo de Acción para Tratamientos 

bryn.gay@treatmentactiongroup.org 

 

 

Acerca de la DNDi 

La Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi) es una organización internacional sin fines de lucro de investigación y desarrollo (I+D) que desarrolla tratamientos seguros, efectivos y asequibles para los pacientes más desatendidos, en particular para la enfermedad del sueño, la leishmaniasis, la enfermedad de Chagas, las infecciones por filarias, el micetoma, el VIH pediátrico, la hepatitis C y la COVID-19. Desde su creación en 2003, la DNDi ha producido 9 nuevos tratamientos, entre ellos el fexinidazol, el primer medicamento totalmente oral para la enfermedad del sueño. Para saber más, consulte www.dndi.org. 

 

Acerca de MSF 

Médicos Sin Fronteras/Médecins Sans Frontières (MSF) brinda asistencia médica a personas afectadas por conflictos, epidemias, desastres o excluidas de la atención sanitaria. Fundada en 1971, MSF es hoy un movimiento mundial de casi 65.000 personas. Nuestros equipos están compuestos por decenas de miles de profesionales de la salud, así como personal logístico y administrativo, lo que nos permite intervenir en más de 70 países. Para saber más, consulte www.msf.org. 

 

Acerca de la FIND 

FIND, la alianza mundial para diagnósticos, busca garantizar un acceso equitativo a diagnósticos fiables en todo el mundo. Conectamos países y comunidades, financiadores, tomadores de decisiones, profesionales sanitarios y desarrolladores para estimular la innovación diagnóstica y hacer de las pruebas una parte integral de los sistemas de salud sostenibles y resilientes. Nos estamos dedicando a salvar 1 millón de vidas a través de diagnósticos accesibles y de calidad, ahorrando US $ 1 mil millones en costos de atención médica para los pacientes y los sistemas de salud. Somos uno de los coordinadores del pilar de diagnóstico del Acelerador de Herramientas de Acceso para COVID-19 (Access to COVID-19 Tools, ACT) y somos un centro colaborador de la OMS para el fortalecimiento de laboratorios y la evaluación de tecnologías de diagnóstico. Para saber más, consulte www.finddx.org. 

 

Acerca del TAG 

El Grupo de Acción para Tratamientos (Treatment Action Group, TAG) es un think tank independiente, activista y basado en las comunidades dedicado a la investigación y formulación de políticas y comprometido con la equidad racial, de género y LGBTQ+, la justicia social y la liberación, luchando para acabar con el VIH, la tuberculosis y el virus de la hepatitis C (VHC). El TAG cataliza la acción colectiva abierta por parte de las comunidades afectadas, científicos y formuladores de políticas públicas para garantizar que todas las personas que viven con el VIH, la tuberculosis o el VHC o son afectadas por ellos —en particular las comunidades de racializadas y otras comunidades marginadas que experimentan desigualdades—, reciban la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, la atención y la información que salvan vidas. Somos activistas con base en la ciencia que trabajan para ampliar y acelerar investigaciones vitales y el compromiso efectivo de la comunidad con las instituciones de investigación y políticas para poner fin a las pandemias de VIH, tuberculosis y VHC. Para saber más, consulte www.treatmentactiongroup.org.